Nuestro cinema Paradiso…..

Cine-Teatro La Palma
En la búsqueda continua de imágenes a retratar de San Pedro, no podía faltar un verdadero símbolo de nuestra querida ciudad, como es el Cine-Teatro “La Palma”.
Tuve el inmenso placer, gracias a “Lito” Beneventana, de poder entrar a esta verdadera joya sampedrina, para recordar viejos momentos y sentarme en sus antiguas butacas trasnportandome a mi infancia y adolescencia.
Es entonces donde entrabamos a ver la segunda pèlicula y cuando estábamos en lo mejor, un hermoso huevo frito en la pantalla aparecia…..se había cortado la cinta. Acto seguido empezaban los silbidos, hasta que aparecía la linterna del acomodador, para ver quien o quienes estábamos haciendo lío.
Viejas butacas    

Pasaron los años, y las necesidades del cine cambiaron, ya buscábamos la oscuridad cómplice de la sala, para poder chapar, apretar, hacer el novio, mitad y mitad, etc, etc. Si señores no pensemos que lo interesante era si el villano mataba al bueno o si superman lo afectaba la Kriptonita, lo único que nos importaba era si habíamos logrado pasar nuestro brazo por el hombro de la chica que nos gustaba y ella nos “correspondía”.
La infancia y la adolescencia siempre estuvieron ligadas a esta sala, donde los recuerdos quedaron como mudos complices en el paso del tiempo. Sus butacas, de hierro forjado, sus columna sosteniendo a los “vagos” del “primer piso”, o a los novios que buscaban un momento de soledad e intimidad, lejos de las miradas de las madres y/o padres. Como olvidar las noches de verano, donde el cortinado se corría para que entre un poco mas de fresco y los viejos ventiladores de metal nos dejaban sordos por el ruido.
Como olvidar también, cuando en lo mejor de la película, veíamos en la pantalla unas verdaderas acrobacias aéreas dignas del Barón Rojo pero,…. llevadas adelante por un bello murciélago, amigo y compañero inseparable de grandes tertulias. Claro esta que no podemos dejar de recordar la carretera usada por alguna laucha u ratoncito, donde el único peaje que debía esquivar era el de los pies apoyados en la baranda de la Planta Alta.
En fin, seguro que mil y unas anécdotas seguirían desgranándose, pero como diría Kipling: esa es otra historia. La nuestra, la de hoy, es solamente recordar brevemente nuestro “Cinema Paradiso”, al que quizás alguna vez se le reconozca públicamente y quede como parte del patrimonio histórico de San Pedro.

proyectando el pasado

Vaya entonces este pequeño homenaje a ese querido cinema de san Pedro y a quienes aun están detrás de él luchando para que no muera. Gracias Lito……..
Anuncios

2 responses to this post.

  1. En Cine-Teatro La Palma de San Pedro actuó el hermoso Gardel el 28 de abril de 1933.

    Si me permite, publicaré en mi página su foto del cine citando la fuente. Gracias.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: