Una Pelicula…una cancion: disparadores de escrituras

Porque las noches solo nos traen la posibilidad de ir armando sin mirar la hoja en blanco, las palabras, las oraciones, las frases que en ese preciso momentos tenemos ganas de escribir; porque será que una canción se convierta en el disparador de vaya a saber que cosa quedara plasmada. Porque una película nos remueve nuestro interior y lentamente aparecen las letras, o esos gnomos de la inspiración para empezar a volcar lo que tenemos dentro. Una historia deja paso a otra, un tema deja paso a reflexiones sin conexión alguna. Al menos eso parece al principio. No miro la hoja, tecleo rápido construyendo las frases, tratando de no dejar que se me escapen, viendo que cada segundo que pasa la idea rectora de este escrito, se va plasmando paso a paso. Que persigo?, que pretendo? Yo no lo se. Ni siquiera me detengo a ver la hoja a medida que escribo, Hay faltas de ortografía, hay errores gramaticales, no se ni me importa ahora, trato que lo que siento no me detenga al escribir, que la velocidad de mis dedos no guarden ahora ninguna relación con lo gramatical, con las puntuaciones. Ahora tengo ganas de sentir lo que pienso, de trasmitir lo que veo en mi interior. ¿Qué es? No se, es el deseo irrefrenable de escribir, de saber que hace un tiempo volvieron las ganas de volver a tomar mi tiempo para sacar todo afuera, como alguna vez lo hice. Conocí gente nueva, gente con una misma mirada, con un deseo tranquilo de transmitir ideas, pensamientos, valores, alternativas gramaticales que se fundan en textos. Podrá ser que no tenga coherencia, pero en definitiva que es la coherencia? Es el determinar un tema , pautarlo y desarrollarlo? Es como en nuestra época escolar, cuando nos obligaban a desarrollar una composición, solo para ver si la gramática estaba bien, si las regla de puntuación eran las correctas. Si los tiempos verbales, no escapaban a las normas de la maestra. Escribir, escribir, escribir. Pienso que tengo que decir algo peor no se que es, quiero transformar este texto en una construcción ordenada de ideas, pero no es así. Estas mismas, se aglutinan en la puerta del pensamiento que dice Exit. Se atropellan, queriendo gritar, exclamar, decir, avisar….salir, solamente salir. Bueno, es así, es un texto despelotado, pero dicen que cuando uno tiene ganas de reflexionar en voz alta, muchas veces lo hace siendo ordenado en los conceptos. Pero en ningún lugar dicen que uno no pueda escribir sin razón, solamente para sacarse las ganas. Valentín, Deja correr el Río (Carly Simons). Una película, una música. Cada uno de estos dos elementos fueron los disparadores de estas líneas. Que removieron? Historias pasadas, presentes de superaciones. Cada uno desempolvó distintos recuerdos. Final de esta nota. La incomparable voz de Carly Simons…..superación……

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: